Homenaje:
A LAS ABUELAS DE LOS AÑOS 60 y 70
Por Tere Arana Cabello

Publicado en la revista

"Enebro" nº:22,de abril de 1999.

En realidad este es el retrato que yo hice de mi abuela, pero creo que podía ser el homenaje a muchas de las mujeres que vivieron la guerra, y que como ella, fueron las abuelas de los años 60 y 70.

A ellas va esta ofrenda en forma de retrato.

Cuando la veía sentado en su sillón de mimbre, me parecía ver por un instante a una de esas abuelitas de los cuentos.

Tenía el cabello gris casi blanco, parecía rociado de ceniza, asomaba por encima de su nuca un moño hecho con una larga trenza, el resto del pelo tan tirante de la cara, que parecía estar siempre recién peinada.

Me miraba siempre con aquellos ojos negros, y empequeñecidos por la edad. Eran unos ojos tan llenos de experiencias vividas que creí que me leían el pensamiento.

De sus pequeñas orejas asomaban unos pendientes de perla negra. Eran la señal de que mi abuelo, se había ido de su lado.

Aparecían sobre aquella carita las arrugas que el paso del tiempo se había encargado de marcar.

Pero lo que a mí mas me gustaba de aquella mujer, eran esos labios sonrosados que siempre estaban dispuestos a contarme historias, y sobre todo a llegarme de besos.

Recuerdo su cuerpo menudo, y sus pies, siempre enfundados en unas zapatillas negras. Aquellos pies cansados de caminar, y sobre todo de subir y bajar escaleras.

P.D.: Aquellas mujeres sencillas y risueñas que nos miraban sin vernos porque sus ojos cansados ya no veían y que fueron tan grandes y especial para nosotros: eran nuestras abuelas.

 

 

 

Volver a Documentos - Recuerdos